Cultura


Historia

Basilio Sancho

Arte

El Habla
de Villanueva


Villanueva
en imágenes




Sancho de Santa Justa y Rufina (D. Basilio ).-- Nació en Villanueva del Rebollar el 29 de Septiembre de 1728. Estudió en Zaragoza con el P. Celma, de las Escuelas Pías, de quien se ha tratado, y fue recibido con él en esta religión, donde así su instrucción, como su magisterio, merecieron alabanza.
Enseñó elocuencia y filosofía en el colegio de la ciudad de Daroca, y la teología en el de Valencia, donde también se granjeó el concepto de bueno y celoso orador evangélico.


Monumentos históricos y artísticos de Villanueva






¿Te gustaría añadir alguna sección en la web?
Envíanos tus sugerencias, contenidos o fotos que te
gustaría añadir a la web y poco a poco la iremos haciendo crecer entre todos.

Pasó después a Madrid con el cargo de Procurador general por los años de 1761, y fue recibido por Calificador de la Suprema Inquisición, por Predicador de S. M. de los de número y Consultor de cámara del Sr. Infante, Duque de Parma. Fue empleado en la Real Capilla en sermones de sus funciones, siendo una de las últimas que allí ejerció las de la oración fúnebre que dijo en 12 de Agosto de 1765, en las anuales honras celebradas por el Sr. Rey D. Fernando VI, y en este tiempo se estimó también su dictamen, como se ve por la Censura, que es la quinta, y se estampó en dicho año al fin del Tratado de la Regalía de Amortización, compuesto por el Excmo. Sr. Conde de Campomanes, entonces Gobernador interino del Consejo de Castilla, que se estampó en Madrid. En 14 de Abril de 1766, el señor Rey D. Carlos III lo presentó para el arzobispo de Manila, y en este año recibió la consagración y el palio, y fue a residir a su Iglesia, donde también desempeñó el cargo de Teniente de Vicario general de los Reales ejércitos por mar y tierra de estas partes de la Asia. Gobernó el referido arzobispado con particular atención, como se manifiesta por los escritos que publicó, y dejó establecido en Manila un Seminario Conciliar.

En 1787 fue trasladado al arzobispado de Granada, y viniendo a esta metrópoli, murió el año 1788.

Aquellos escritos son:

1.°-- Las actas de un concilio provincial, que fue el primero en aquella provincia, celebrado en Manila, en el año 1771.

2.°-- Dos representaciones á S. M., que le dirigió en 1768, respondiendo a varias calumnias esparcidas contra su persona, a causa de su solicitud sobre la visita de los curas Regulares. Estos escritos en folio constan de 102 páginas.

3.°-- Otra representación en latín, dirigida a la Santidad de Clemente XIV, que tiene 20 páginas, en folio.

4.°-- Una carta apologética al Maestro Barnaola, en respuesta de las quejas que este le dió, porque no hacía recoger los escritos esparcidos contra los jesuitas expulsos, que tiene 100 páginas.

5.°-- Una pastoral con ocasión del terremoto de 1.° de Febrero de 1771. Impresa en 90 páginas, en folio, en la imprenta del Seminario Eclesiástico, por Pedro Ignacio Advíncula, en el referido año.

6.°-- Carta pastoral dividida en cuatro partes, sobre las obligaciones de los curas, que consta de 586 páginas, en folio, y se estampó en dicha imprenta, el año de 1775.

7.°-- Pastoral dividida en cinco doctrinas, que lleva 240 páginas, y se estampó en la referida imprenta, en el citado año, en folio.

8.°-- Otras cartas pastorales de menos volumen, dirigidas a su diócesis, publicadas en la mencionada imprenta, en diferentes años, donde se ve su buena doctrina y celo que le motivó a divulgarlas.

9.°-- Carta pastoral, que en gracia y fomento del bien temporal y espiritual de la sociedad de los hombres, dirigió a los Vicarios Foráneos y Curas de su diócesis. Manila, en dicha imprenta, 1783, en folio, de 19 paginas; su fecha es en 20 de Mayo del referido año.

10.-- Alocución que en el día 20 de Enero de 1783, cumpleaños del Rey N. S. D. Carlos III, que esté en gloria, pronunció a la Real Sociedad Patriótica de Manila, en las islas Filipinas, congregada por estatuto en el salón del Real palacio, y presidida de su protector el Muy Ilustre Sr. D. Josef Basco y Bargas, Balderrama y Rivera, Caballero del Orden de Santiago, Capitán de navío de la Real Armada, Gobernador y Capitán General de estas islas Filipinas, Presidente de su Real Audiencia y Chancillería, Director General de las tropas de S. M. en estos dominios, Superintendente general de la Real Hacienda, Renta de tabaco y Subdelegado de la de correos, etc., etc. Dicha como socio que era de esta Real Sociedad. La publicó a sus expensas la misma Sociedad, en la imprenta del Seminario Eclesiástico de Manila, por Pedro Ignacio Advíncula, 1783, en folio, de 32 páginas. Así esta Alocución, como la antecedente Carta Pastoral, las remitió a la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País, acompañadas de una carta, digna de copiarse aquí, y es:

"Señor Secretario de la Sociedad Económica Aragonesa: Muy señor mío: La presente Alocución y adjunta Pastoral, que por manos de V. S. remito a la Sociedad Económica de esa Imperial Ciudad, no van animadas de tan altos espíritus, que de algún modo pretendan hacerse lugar entre las obras selectas de que su librería se hallará ya copiosamente enriquecida; porque no han salido a luz para buscarle a su autor alguna fama de erudito, ni elocuente, sino para instruir con utilidad a las gentes, procurándolas estimular al trabajo y a la virtud. Ni se encaminan a esa Ilustrísima Sociedad, con otro fin, que el de acordarla mi perpetuo reconocimiento, dándola juntamente una señal de la grande estima en que yo tengo a los amigos de mi país, en cuya compañía, ya que no pueda hallarme por mí mismo presente, deseo estar por escrito, y por eso de qualquiera modo, como decía Ovidio, al mismo intento: ¿Cur mitam quaeris istos? Vobiscum cupiam quodlibet ese modo: con todo, yo absolutamente expongo a la censura de esos señores cuanto hay va escrito, y desde luego me daré por contento de la crítica que gustaren hacer, etc. Manila 16 de Junio de 1783". Así este buen patriotismo, como su dirección pastoral y magisterio, han acordado, con honor de este Ilustrísimo prelado, varios hombres doctos dentro y fuera de España, juntamente con su Cabildo de Manila, que hizo su elogio fúnebre en dos oraciones impresas en latín y en español.
|Inicio|Villanueva del Rebollar|Cultura|||Galería Fotográfica|



Copyright 2005 Comercio y Sistemas de Red S.L.